El niño y el Yo

El Niño y el Yo

una noche de verano el niño miró el cielo

vio las estrellas, por primera vez todas

y su pensar se dilató, albergó el universo,

y cabían todas ellas

sintió una emoción, una vasta alegría

el inmenso, baile de ascenso y caída

vio que el todo a él le incluía

y ante ello, estaba solo ¡aleluya!

el niño, tan mundano, se sintió el universo

y creció, brotó, fundiéndose su Yo,

nació el conocer más bello: No hay camino,

saber que ir, y no llegar, es el destino

   Libro: Breves Instrucciones para La Búsqueda del Yo. (Daniel M. Campagne)

Virginia Barba

Share This
Scroll to Top